Mostrando todos los resultados 4

Ver barra lateral

La lavanda es un arbusto resistente de hoja perenne que crece en suelos de piedra caliza en lugares soleados. Florece entre finales de primavera y principios de verano. Su néctar se utiliza en la producción de miel aromática de calidad muy apreciada. 

Lavanda: una especie variada

La lavanda no es una especie única. Hay lavanda verdadera, lavanda aspic y lavandina. Todas plantas aromáticas y mucho néctar, de la misma familia (labios). Pero el lavandín es una especie híbrida que crece a diferente altitud y en diferentes territorios. Esto es lo que le da a cada variedad de miel una especificidad típica.

Las características de la miel de lavanda

Características bastante específicas:

  • Su textura: suave.
  • Su color: claro en la recolección, amarillo dorado, pero blanquea por efecto de la cristalización.
  • Su sabor: delicado, largo en boca.
  • Su olor: distintivo, muy agradable.
  • Su aroma: delicado, sabroso, un poco afrutado.

Cosecha de miel de lavanda

Para hacer miel de lavanda, las abejas buscan varias especies de esta planta aromática: lavanda verdadera, áspic y lavandina.

Generalmente, la recolección de la miel de lavanda se realiza de manera gradual y regular, desde finales de junio hasta principios de agosto. Los apicultores cortan la miel mientras la planta aún está en flor.

Esta cosecha es abundante a finales de julio. Debes saber que la flor de lavanda no contiene una gran cantidad de polen, lo que dificulta la autentificación de la miel de lavanda, basada en este único componente.

Las virtudes de la miel de lavanda

La miel de lavanda es muy popular, especialmente por sus múltiples beneficios para la salud. Es un producto natural antirreumático, antiespasmódico, antiséptico y antiinflamatorio.

Calma la tos y ayuda a tratar quemaduras, bronquitis, angina, gripe, heridas infectadas, hipertensión, etc. La miel de lavanda también es eficaz para combatir el insomnio.

¿Cómo utilizar la miel de lavanda?

La miel de lavanda se puede degustar de diferentes formas, en preparaciones o como acompañamiento de determinados platos (repostería, repostería, tostadas, macedonias de frutas, yogures, postres, bebidas calientes, helados, etc.).